Pon a un entrenador en tu empresa

Puede que los negocios no sean un deporte y puede que un equipo deportivo no funcione como una empresa pero ambos tienen muchos elementos en común.

Cualquier equipo de fútbol, por poner un ejemplo, necesita un entrenador para que el mismo funcione, dependiendo del nivel de los jugadores sus funciones más importantes serán unas u otras, en un equipo amateur puede que se tenga que centrar en enseñarles a jugar y en explicarles por qué tienen que hacerlo de una determinada forma, en un equipo de super estrellas no necesita enseñarles a jugar porque ellos ya son los mejores jugadores del mundo ¿Podríamos prescindir entonces del entrenador en este caso? La respuesta es obvia, incluso la figura del entrenador cobra más importancia si cabe en este caso.

Si a un equipo de fútbol le viene bien un entrenador ¿Por qué no poner un entrenador en nuestra empresa? Habrá muchos casos en los que no sea posible principalmente por temas de presupuesto pero si hay posibilidad ¿Por qué no dejar que un profesional se encargue de la gestión del equipo?

Hace poco, leyendo un artículo de Sarah Green sobre la relación del coaching en la empresa con la figura del entrenador en el deporte descubrí algunos ejemplos muy interesantes, ambos tienen el mismo objetivo, conseguir lo mejor de cada individuo para que el resultado del conjunto sea el mejor posible.

Sir Alex Ferguson, que tantos triunfos ha conseguido en el Manchester United, defiende que pocas personas mejoran con la crítica, la mayoría responden positivamente con el estímulo. Si hay errores, es mejor solucionarlos en el momento para poder centrarte en el próximo objetivo sin tener que esperar al lunes siguiente para hablar sobre el tema.

Cada persona es diferente y no todos necesitan los mismos estímulos, si tenemos un equipos con profesionales del más alto nivel, hay que alimentar su ego ya que su "necesidad" de triunfar va a conseguir que hagan lo imposible por cumplir el objetivo, hacer lo contrario sería un error.

Bill Parcels, un entrenador de fútbol americano que al contrario de Ferguson solía trabajar con equipos de perfil bajo, defiende que hay que ser brutalmente honestos, si algún integrante del equipo que lo está haciendo mal  hay que decírselo claramente y si no acepta esta crítica constructiva, no puede pertenecer al equipo.

Bill Walsh, que ganó la Super Bowl con los San Francisco 49ers de Joe montana y Steve Young, explica que "gestionaban" a sus dos estrellas de forma totalmente diferente, mientras que a Joe Montana le animaban a confiar en sus instintos, a Steve Young le obligaban a fijarse a la estrategia previamente definida.

Son formas diferentes de dirigir a un equipo pero todos ellos han obtenido excelentes resultados, el secreto del éxito en unos casos ha sido saber adaptarse a la plantilla que tenían y en otros ha sido saber crear una plantilla que se adapte a un modelo determinado ¿Crear el equipo en función del entrenador o buscar un entrenador en función de los jugadores?  En la empresa, muchas veces el directivo es el que sabe hacer muy bien su trabajo pero nos encontramos que a veces no sabe gestionar el equipo ¿La solución es despedir a este directivo y perder un talento muy importante para nuestra compañía? 

Una parte importante del rendimiento de un equipo reside en la capacidad de gestionar las individualidades del mismo y en descubrir los puntos fuertes que tienen en común todos para explotarlos, algunos directivos, jefes de proyectos o responsables de departamentos no tienen estas habilidades pero les necesitamos ya que su aportación es clave, en estos casos  ¿Por qué no poner a un coach profesional que se dedique a sacar lo mejor del equipo y dejar a los trabajadores que se dediquen a hacer lo que mejor saben sin tener que perder el gran potencial de alguno de ellos?

bill shankly