Marketing y Deporte, objetivos comunes

Hace unos días leí un interesante artículo escrito por Douglas Belkin en "The Wall Street Journal"  sobre el aumento de estudiantes que "venden acciones de si mismos" a inversores que les prestan dinero para pagar sus estudios superiores a cambio de un porcentaje de las ganancias que generen cuando estos comiencen a trabajar.

 

marketing y deporte objetivos comunes

 

¿Cómo funciona esto? 

Pongamos un ejemplo de un estudiante que necesita 15.000 € para pagar sus estudios universitarios, este acude a una empresa o inversor privado a pedir un "préstamo" en vez de pedírselo a un banco y tras convencer al inversor de que apostar por el va a ser una buena inversión, le concede el dinero.

También puede ocurrir lo contrario, que un inversor identifique un estudiante con proyección y escasos recursos económicos y se ofrezca a ayudarle en el camino.

El acuerdo es que una vez el estudiante haya finalizado sus estudios y haya encontrado trabajo, este le dará al inversor un 5% de sus ganancias durante unos 15 años por lo que la cantidad que recibirá el inversor suele ser bastante mayor de lo que en su día aportó pero el estudiante no generaría la cantidad de dinero que genera si no hubiera recibido esta ayuda en el momento que realmente lo necesitaba, por tanto, ambos salen beneficiados.

Se está creando un gran debate sobre si este sistema es abusivo o no, en mi opinion, siempre que los términos del acuerdo sean "coherentes" para ambas partes, es una buena solución, y lo podemos comprobar con los resultados que esta práctica está obteniendo en el campo del emprendimiento.

¿Y si lo trasladamos al Deporte?

Muchos deportistas ven truncadas sus carreras deportivas por falta de recursos, es muy complicado captar el interés de los patrocinadores si no se han cosechado ciertos éxitos.

El retorno que tiene el patrocinio deportivo es espectacular y cada vez son más las marcas que transmiten sus mensajes a través del deporte.

¿Qué pasaría si en vez de pagar unas cantidades desorbitadas por ser patrocinador de un deportista, un equipo o un deporte cuando ya se ha consagrado, apostamos por él cuando está en fase de crecimiento? A la marca le costaría mucho menos y el deportista recibiría el dinero cuando realmente es una necesidad.

Claro está que existe un riesgo importante y que hay muchos casos en los que se ha hecho y los resultados no han sido los esperados pero habría que analizar por qué estos resultados fueron los que fueron. En la mayoría de los casos el error no es una mala elección del deportista si no una mala elección en el planteamiento del desarrollo del deportista.

Si en Emprendimiento se está haciendo con unos resultados espectaculares, si en Educación cada vez es más habitual y del mismo modo, se están obteniendo muy buenos resultados para ambas partes, tanto para inversor como para estudiante ¿Cuanto tardaremos en apostar por contratar a personas que sepan de Deporte para nuestros departamentos de Marketing ? 

Ayudar al desarrollo del deporte y de los deportistas no debe estar reñido con el interés económico, siempre y cuando se tengan en cuenta ciertos límites que no se deben sobrepasar, se pueden conseguir objetivos comunes.

¿Por qué no incluimos a expertos en deporte dentro de los departamentos de marketing y a expertos en marketing dentro de las directivas deportivas y les dejamos trabajar juntos a ver qué pasa?